Inicio > En general, Otaku, Personal > El origen del “mal”

El origen del “mal”

Resulta que este fin de semana me reuní con una amiga que suelo ver en convenciones de anime y lugares así, a ella la conozco desde hace ya un buen tiempo, hace poco me presentó a una de sus amigas de la universidad que tiene un poco las mismas aficiones que nosotros (dígase Otaku en proceso), y antes de eso, en la convención de diciembre del año pasado me presentó a otra amiga, una chica que según las historias que me contaron llegué a  clasificar como Yandere y que ahora tras un buen rato conversando con ella clasifico como Tsundere, estas amigas también estubieron en la reunión.

Y en esta reunión, entre risas y comentarios friki, resulta que me enteré de cual es el origen del “mal”, para ser exactos cual es el origen de que yo llegara al mundo Otaku como tal.

Originalmente yo era el chico raro de la clase, ese que se queda leyendo, dibujando, jugando algún videojuego, siempre en un rincón sin socializar con el mundo, esos bichos raros que existimos por donde quiera que mires, pero una de mis más grandes aficiones era (perdonen lo siguiente pero así los definía antes de saber que eran) dibujitos chinos que pasaban en la tv.

Era algo por lo que moría, me sabía las letras de las canciones, los nombres de los personajes, las historias, y claro que me disfrazaba de estos personajes siempre que podía.

Esto era lo que más raro me hacía, y es algo que tomaba con mucha pasión, pero fue culpa de una niña de estatura relativamente diminuta (si lee esto va a intentar asesinarme) que la palabra Otaku entró a mi lenguaje,  resulta que un día la escucharía hablando de estos dibujitos con un profesor, yo intervine, y segundos después me habían etiquetado con este termino que llevo con tanto orgullo, me dijo Otaku.

Después de esto me dediqué a investigar por mi cuenta, a ir a reuniones, a comprar DVDs de animes de manera industrial, y a incluir en mi repertorio de frikismo una cantidad inmensa de gustos por los que conseguí amigos que tengo en la más alta estima.

Durante la reunión del fin de semana surgió esta anécdota, a la cual la chica Tsundere (evitaré poner nombres ya que ella estaba en contra de cualquier mención) respondió diciendo que ella fue quien hizo que la chica relativamente diminuta entrara a este mundo, es decir, ella inició el efecto bola de nieve que me induciría a este extraño y maravilloso mundo y que nos reuniría en la convención donde nos conoceríamos muchos años después.

Que pequeño es el mundo real, pensar que por una serie de flags aleatorios conocería a la culpable de que me uniera a las filas del lado oscuro de forma permanente, y de que arrastrara conmigo a una serie de personas, definitivamente en un galge esto sería el flag Unmei (osease flag del destino) de esos que le dan sentido a la trama.

Para colmo mi nick resulta ser el nombre de su perro, por lo que a este lobo le hicieron una serie de chistes al respecto, algo que realmente me hizo recordar la serie de InuYasha.

Es bastante curioso como las cosas terminan coincidiendo (ya lo sé Yuuko diría que no existen las coincidencias) de formas tan chistosas y agradables, definitivamente uno tiene que salir a la calle para poder disfrutar de estas extrañas situaciones que de vez en cuando se presentan.

Lo único que me queda claro es que estaba destinado a ser un Otaku, y que aunque pudiera no pelearía con este destino, ahorasolo queda ver que otras situaciones random aparecen en lo que me queda de vida.

Eso es todo por hoy, como siempre un post sin ningún sentido, hasta la próxima vez ¿ne?

Categorías:En general, Otaku, Personal
  1. Aiko
    3 noviembre, 2010 a las 21:48

    hola ^^ eso estuvo gracioso… me acorde de lo de tu nick… y la cara q pusimos cuando lo dijo…. jajajajajajajajajajajajaja fue un gran dia….. pero lo mas divertido fe ….. TODA LA TARDE….. y coincido en que no existen coincidencias en esta vida… yo voy a empezar a buscar el origen de mi union al lado oscuro oala lo encuentre ^^ pero como soy un pollito aun me falta para conseguir mis galletas n.n

    • 3 noviembre, 2010 a las 22:57

      Mientras caminábamos por la calle me premió un par de veces y me regañó otro par… aunque por otro lado aprendí nuevos trucos😄

      Demasiado chistoso compartir el nombre con un perro siendo un lobo😄

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: