Inicio > En general, Videojuegos > Mario vs Sonic

Mario vs Sonic

Ok, hace mucho tiempo que no escribo nada, así que decidí regresar con una de mis acostumbradas blasfemias, y de paso retomar el origen de este blog, con lo que pude rescatar de una conversación que tuve recientemente.

Hace poco conversé con un amigo de los personajes que compiten por el título de “Héroe Original”, ambos teníamos buenos argumentos a favor y en contra, pero por alguna razón nos centramos más en los personajes desde un punto de vista ilógico y desalmado, que dejó bien en claro al ganador.

Mario Vs. Sonic:

Empecemos por Mario, creado por Shigeru Miyamoto, es un carpintero que cansado de saltar barriles y golpear al simio (para colmo con un martillo), se cambió a plomero, y en sus andanzas por los retretes de sus clientes, terminó enfrascado en la eterna lucha por salvar a una princesa (otra diferente a la que el simio tenía “encerrada” en el tope de una escalera) de las temibles garras de un increíblemente patético “malo” (una tortuga con aliento a jalapeño y con vestimenta punk); para colmo la dichosa princesa tiende a “no estar” siempre que Mario la busca, y nuestro querido plomero no sabe entender un no por respuesta, sin importar a donde se mande a cambiar la princesa este stalker de medio pelo la persigue, y para asegurarse de acorralarla encontrarla, destruye cada una de las casas de seguridad que le conoce…

Un dato importante de nuestro plomero, es que tiene un pequeño complejo de inferioridad, gracias al cual siempre termina “muriendo” de un solo golpe, pero como para todo problema hay una solución, la ingesta indiscriminada de hongos le salvó de su complejo, y mientras no se le baje el efecto, seguirá en su viaje maníaco depresivo para encontrar a la princesa.

En la otra esquina tenemos a Sonic, del que según algunos Naoto Ooshima es el padre, un erizo azul con super-velocidad que le tiene una particular afición a meterse en todo lo que un pobre obeso bigotudo intenta, y arruinarle cualquiera de sus planes, incluyendo ir al baño.

En el fantástico mundo de Sonic los artesanos tienen la tendencia a hacer anillos por millones, pero como hay tanta oferta y tan poca demanda, terminan por tirarlos en las calles, bosques, praderas, y donde sea que se les ocurra, y como Sonic tiene tantos dedos, mientras corre por ahí fastidiando al pobre Dr. Eggman (como si no fuera lo suficientemente malo el nombre como para que un erizo con TDAH venga a fastidiar todo el día) recoge cada anillo que encuentra; claro que hay un gran extra, por ahí se encuentran botadas unas gemas con poderes misteriosos, tan misteriosos, que a pesar de ser esmeraldas, solo una de ellas es de ese color, pero claro, los topacios del caos hubiera ido al olvido muy fácil…

Ambos héroes tienen una misión en común, ir por ahí corriendo (Mario lo hace a pesar de que con su esbelta figura es el candidato perfecto para un infarto al más mínimo esfuerzo) y saltando en lo que sea que aparezca, siempre obteniendo una recompensa en puntos por sus masacres (si le das a la viejita son 100 puntos), arruinando planes de sujetos que se creen el próximo Napoleón, y dejando mundos desolados a su paso.

Pero ¿quién es el ganador?

Facil, ¡es Red!

Sip, el personaje de Pokémon, ese mismo, para quienes no lo conozcan, es un puberto cualquiera, que un día decidió salir de casa, ir por ahí capturando y entrenando cualquier bicho que se le cruzaba, y de paso se dio el lujo de derrotar a una banda internacional de terroristas, secuestradores, asaltantes, y demases, completamente desarmado, acabando con ellos de uno en uno, y caminando tranquilamente, Like a Boss.

Y si se preguntan por la Princesa, no estaba en ninguno de sus castillos porque Red se la llevó en un “viaje Pokémon” al bosque, completamente solos, durante unas cuantas semanas, y luego la regresó para seguir en su camino de gloria y fama, llegando a ser el ejemplo a seguir de todas las demás generaciones de niños que en lugar de ir a clases, van a entrenar bichos y de paso ganar dinero sin ninguna razón aparente.

Quiero aclarar algo, ambos, Mario y Sonic, son de mis personajes favoritos, pero ambos tienen el mismo defecto, en los últimos años los han quemado a más no poder, sacando juegos con sus nombres dedicados a todo menos a lo que deberían, y quitándoles la calidad acostumbrada cuando sacan un título que retome las aventuras de los más famosos rivales de los videojuegos.

Espero verlos revividos algún día, esperaré con ansias, hasta entonces, el lado sarcástico de mi y de muchos fans estará ahí, por el momento me despido, hasta que me salga alguna otra burrada, prometo ser más constante… hasta la próxima ¿ne?

Categorías:En general, Videojuegos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: