Inicio > En general > Coincidencias de la vida

Coincidencias de la vida

La vida suele ser un tanto extraña, en especial cuando intentas que las cosas salgan según un plan, es un dolor de cabeza no poder hacer las cosas sin que Murphy se meta en tus asuntos, y vez tras vez uno termina preguntando por ¿qué salió mal?.

Pues bueno, definitivamente todas las cosas en el mundo tienden a caer por el peso de lo que tienen encima, da la casualidad que yo soy un imán para situaciones que terminan en masacre, incendio, regeton, o desgracias similares; un ejemplo simple, el día de ayer llegué tarde a la universidad porque me demoré de más en hacer unas compras porque tuve un accidente, hasta ahí —salvo por reducir mis posibilidades de pasar el año — todo bien, luego en la universidad decidieron arrastrarme a la inauguración de un festival de cine italiano (muy buena película, se titulaba “Si he de ser sincera”) en el cual pude comportarme como todo un caballero —sin mi familia que me corrija, devoré bocadillos como loco y corrí como demente entre la multitud —, mientras tanto, un compañero decidió preguntarme por mi atraso, mientras intentaba responderle me empujaron, in palillo de dientes se me incrustó en el lastimado del accidente antes mencionado, y terminé por lagrimear mientras me callaba una buena cantidad de improperios; si se preguntan que relación tiene todo esto, pues es simple, fueron puras coincidencias sin ninguna relación ni importancia,y eso es de lo que quiero hablar hoy.

Por lo general las personas no creen en las coincidencias, todo está relacionado de una u otra manera, simplemente hay que hacer conexiones oportunas e identificar lo que ocurre y por qué ocurre, pero en algunos momentos no, por más que uno le busque el sentido de todo para ver como la vida ha desenvuelto una trama magistral para nosotros, resulta que nada pasa, y que un par de incidentes al azar nos tocaron porque sí, a la final, la vida no dura dos horas más créditos, y de vez en cuando alguna cosa se puede escapar así nomas.

En fin, solo quería contar un poco de lo que pasó ayer, y por coincidencia se me ocurrió un post sobre las coincidencias, en honor al verdadero espíritu de Randomeando, que no es más que una colección de cosas aleatorias sin ninguna importancia, que cumple un año entero de no hacer nada realmente, y que finalmente empieza a despegar.

¡Feliz cumpleaños Randomeando! ¡y mientras nos regalen el lugarcito en la red los de WordPress que cumplas muchos más! eso es por ahora, nos vemos la próxima, que espero sea pronto y no tan aleatorio como hasta ahora, mata ¿ne?

Categorías:En general
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: