Inicio > En general > Otaku no Musume-san, manga para recordar

Otaku no Musume-san, manga para recordar

¡Feliz Cumpleaños!, hoy mi blog tiene un añito, así que estoy que salto en un pie, les tengo un post especial para esta fecha.

Me doy el gusto de reseñar un poco uno de los mangas que más me dejaron algo con lo que identificarme, me refiero claro a “Otaku no Musume-san”, una obra que tiene de todo lo que nuestra sociedad (claro, la sociedad otaku) posee.

Portada del manga

Éste manga tiene una historia un tanto particular, resulta que algunos tienen un pasado que cumple años del que nunca se enteraron, y que un día por casualidades del destino les da en la cara, sea porque su pasado los busca, porque un amigo les cuenta, o porque se encuentran con un amor del pasado cargando las compras y sujetando una mano pequeña que les recuerda a alguien familiar; pues bueno, a Sutu-hiro (nombre de pluma) se le ocurre algo más interesante —el destino bien podría aprender de los mangas y hacer menos repeticiones de historias en la vida real —. Resulta que a Kouta Morisaki le tocan la puerta un día cualquiera, abre con tranquilidad, y de repente es padre, así como si nada, cosa de todos los días.

De la noche a la mañana Kanau Yukimura empieza a vivir con un padre totalmente fuera de lo común —no en el buen sentido — que ha optado por el lado oscuro, es un terrible Otaku, de esos que aman las figuritas, los cosplays, el anime y los doramas, los videojuegos, y que tienen el sueño de ser mangakas (escritores o dibujantes de manga) en el futuro más inmediato posible. Claro que Kanau es una niña netamente normal, de esas que te encuentras en la calle a diario, sin nada de friki por ahí, salvo por la falta de padre durante su infancia es como si llevara la vida perfecta, así que al ver a su padre y su estilo de vida todo en lo que creía dará un giro, para colmo no hay marcha atrás, su madre ahora es una prófuga de los Yakusa (mafia japonesa) por lo que desaparece del mapa; Kanau debe vivir con su padre, le guste o no, en la residencia Higasou para Otakus.

Este manga introduce mucho de como se ven los otakus en la vida cotidiana, en especial aquellos que se supone que deben tener una vida adulta y madura, con responsabilidades, con deberes, adultos de verdad, los sacrificios que hacen a diario para salir a flote con sus existencias llenas de merchadising sin pasar por apuros, y como la aparicion de la máxima responsabilidad —la paternidad —les obliga a dejar un poco sus gustos y tomar un papel más humano, para el que realmente nunca aplicaron.

Kanau y Kouta juntos, ¡una familia feliz!

El eje central es la relación de la hija con su padre, de como ella debe adaptarse o sufrir, y de como el padre va renunciando a sus sueños y a su modus vivendi por su hija, mientras a su alrededor el mundo otaku no deja de seguir, en un bloque de apartamentos donde todo gira al rededor del manga y el doujinshi, una Kanrinin-san con delantal con pollito estampado y un perro llamado Souchiro (si reconocen la escena, tienen el alma tan negra como yo), con el Comiket como lugar común para las vacaciones, con un lolicon que solo se interesa por los dígitos únicos, y una tonelada de excentricidades más, mientras en el pasado quedan sombras que amenazan por romper todo lo que se logre, una trama muy bien lograda casi en su totalidad.

Lastimosamente el final ha llegado, el día de ayer salió la traducción del final del manga, un cierre un tanto forzado (¿razones de fuerza mayor como popularidad o falta de auspicios?) que deja muchas preguntas, pero ninguna que pueda dar para una continuación, espero que durante el tomo recopilatorio salga algún extra que complemente la conclusión, pero por ahora, les recomiendo leer este manga, con el cual muchos se sentirán identificados, en especial porque la posibilidad de ser padre no es nula (la verdad me han dado mi buen par de infartos en estos años), y a lo mejor se deba hacer lo que Soujiro-san (el padre de Konata de Lucky Star) y criar a una hija en ese despiadado mundo, donde los pantsu y las loli son el maná de los cielos que nos regalan de vez en cuando entre peleas épicas e historias que desafían la razón.

Por el momento les dejo, hoy sacaré un segundo post, a lo mejor más trabajado que éste (que me lo trabajé, pero por miedo a lanzar spoilers no digo nada que me quiero curar de esa mala costumbre), dedico el post a una amiga que cumple años también, aunque me apena que además sea el cumpleaños de mi cuñada (no es que no quiera que cumpla años, pero ¿por qué justo en día de fiesta?), y al Campus Party que empieza en unas pocas horas, hasta la siguiente burrada, que será pronto, mata ya, ¿ne?

Categorías:En general
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: